Qué hacemos

Desde el Hogar se realiza un estudio de la población atendida en cada momento. La Programación Anual especifica las características y problemáticas más relevantes de los niños y las niñas que residen en él cada año, así como las actuaciones que se derivan.

El Hogar, así como el personal estarán dotados y formados adecuadamente para la atención de niños y niñas con necesidades especiales, entendiendo éstas como diversidad funcional, psíquica, física o sensorial, problemas de salud, etc.

Desde la comprensión del desarrollo integral de los niños y las niñas, orientamos nuestra actuación a establecer condiciones evolutivas compensadoras y preventivas, minimizando posteriores dificultades en el desarrollo.

Atendiendo a las necesidades particulares de cada niño/a se lleva a cabo una atención global: preventiva, sanitaria, asistencial, psico-educativa y psicoterapéutica.

El concepto de apego y de trastornos de la vinculación, es clave en la intervención psico-educativa que se lleva a cabo en el Hogar.

Se favorece una vinculación segura, basada en la coherencia y la consistencia en la interacción con el adulto. De este modo se promueve la reparación afectiva del niño/a, así como la generación de un apego seguro.